Crédito hipotecario, desde qué edad y cómo mejorar tu historial crediticio

 

Después de haberlo pensado muchas veces te has decidido por comprar un inmueble y para ello debes revisar cómo están tus estados de cuenta y los ahorros que has venido haciendo y sepas con cuánto cuentas.

Comprobaste que tienes el monto suficiente para pagar una parte, pero te das cuenta de que te falta mucha para cancelar el resto de tu compra. Entonces, te preguntas, ¿qué puedo hacer? Una de las mejores opciones es decidirse por un crédito hipotecario.

Pero ¿qué es un crédito hipotecario?

Este lo concede una entidad financiera para comprar una vivienda. En este tipo de crédito, el que lo solicita dispone de una cantidad de dinero y se compromete a devolverla de manera periódica junto con los intereses que hayas resultado, los cuales pueden ser a mediado o largo plazo, normalmente se respalda con la garantía de una casa. Todos estos términos quedan en un contrato.

Sin embargo, hay quienes, a la hora de solicitar el dinero, confunden préstamo hipotecario con crédito hipotecario. ¿Les suena? Para ello deben conocer en qué se diferencian.

El préstamo hipotecario; es cerrado y debido a que tiene condiciones en el contrato, si desear realizar alguna modificación como ampliar el plazo de duración e importe a financiar, una vez formalizado el préstamo deberá hacerse una renovación; es decir, sustituirlo por otro, de manera que el primero quedará anulado.

El crédito hipotecario; la entidad financiera concede una cantidad de dinero y el titular decide disponer del total o solo una parte. Cuando necesites un monto que ha quedado pendiente, lo podrás usar siempre y cuando éste no supere el límite del crédito que te han dado.

Ahora que ya sabes cuáles son las diferencias de ambos de conocer los requisitos para acceder a un préstamo o crédito hipotecario.

  • Debes ser mayor de edad, pero menor de 69 años.
  • Presentar documentos para el tratamiento de la garantía o comprobantes de recibo de pago de impuestos y servicios.
  • Entregar documentación que sustente el tipo y nivel de ingresos para que pueda cancelar la deuda que vas a adquirir.
  • Tener un buen historial crediticio. Si pagó créditos anteriores, así como tarjetas de crédito, las persona que solicito el crédito debe tener una buena puntuación.

¿Cómo mejorar mi historial crediticio?

Se trata de cómo fue tu desempeño como cliente cuando tuviste que pagar un crédito o préstamo e incluso de cómo fueron tus pagos a tiempo de las tarjetas de crédito o si alguna vez usaste y cumpliste con el pago de algún servicio del banco al cual estás pidiendo un préstamo. Ese cumplimiento o no es el que hace mejorar o empeorar tu historial crediticio. Mayormente, se considera todo el historial de crédito de la persona, cliente, contribuyente y el nivel de cumplimiento al pagar deudas. Si se ha tenido un historial crediticio deficiente por suerte hay maneras de mejorarlo.

Revisa los saldos de las tarjetas de crédito: entre los factores que influyen de manera negativa sobre el historial crediticio es el dinero disponible relacionado con los créditos y el presupuesto que usan. Mientras más bajo este porcentaje, mejor será tu historial crediticio. Es importante y obligatorio pagar los saldos.

Eliminar los saldos de las tarjetas: aunque no lo creas, los pequeños saldos que van quedando en la tarjeta de crédito afectan el puntaje del historial crediticio. Se recomienda eliminar todos esos pequeños saldos que son muy dañinos.

Incluir anteriores préstamos en los reportes de crédito: tener un buen historial crediticio y que te permita solicitar un nuevo préstamo, el reporte te ayudará porque será una referencia positiva y con ello se podrá demostrar que has cumplido al pagar las deudas y que no tuviste problemas al usar los servicios del banco. Si hubieses tenido problemas al pagar los préstamos, en muchos casos los datos negativos desaparecen del reporte pasados los 7 años. Aunque algunos dicen que el mal historial crediticio no desaparece, si no que pasa a tener un buen historial crediticio, no se borra en sí, aunque podrás solicitar un crédito o préstamo.

No tomar varios créditos al mismo tiempo: cuando soliciten un nuevo crédito, puede influir para mal disminuyendo el puntaje crediticio. Si se solicita varios préstamos al mismo tiempo, necesitarán más disponibilidad de crédito. Es mejor conocer qué cantidad de dinero se necesita para luego sí solicitar el dinero en forma de préstamo y no solicitar varios créditos.

Paga las cuentas a tiempo: si vas a solicitar un crédito por un monto grande, primero debes asegurarte haber cumplido con todos los pagos y tener un buen comportamiento crediticio. Siendo uno de los factores y por qué influyen en que el banco les acepte o rechace la solicitud del crédito. Debes ser responsable con los pagos y si no puedes realizarlo tiempo, deben buscar un acuerdo con el asesor bancario sobre opciones para pagar el préstamo acordado en un nuevo plazo de pago.

Historial de créditos: debes conocer el historial crediticio para que no te lleves sorpresas desagradables al solicitar un préstamo personal. Pero si eres responsable con el pago de tus deudas no deberías preocuparte. Si vas a solicitar un préstamo personal, antes puedes pedir el reporte de crédito para conocer cuál es la información que la entidad tomará en cuenta al analizar si te da el préstamo o no.

Ten en cuenta:

Verifica que la información del reporte de crédito no tenga errores; porque de figurar alguna deuda que debe aparecer como saldada puede ser impedimento para que el banco te dé la oportunidad de un préstamo, si esto pasa puedes hacer un reclamo al bando en que el que figuras con deuda cuando ya fue cancelada. Si es un error, debería mejorar el historial crediticio y te otorgarán el préstamo.

 

* Constructora Galilea ofrece información que puede haber sido obtenida de terceras fuentes por lo que no asumimos responsabilidad por la misma. La información general aquí expuesta no constituye oferta ni pretende promover la contratación o adquisición de producto o servicio alguno de modo que no tiene naturaleza publicitaria ni pretende sustituir la asesoría que cada persona pueda obtener de manera independiente. Constructora Galilea no es responsable del Fondo Mi Vivienda ni de cualquier prestación ofrecida por terceros. Todas las ilustraciones y representaciones son referenciales.

Compartir: