Alquilar tu casa: 6 consejos para redactar un contrato de alquiler

Alquilar tu casa: 6 consejos para redactar un contrato de alquiler

por Constructora Galilea en Home Publicado el día 21/05/2022

La manera habitual para obtener beneficios de una vivienda o local es ponerla en alquiler. En este caso es imprescindible contar con un contrato de alquiler, el documento que recogerá de manera obligatoria los derechos del propietario e inquilino sobre la propiedad que será habitada.

El contrato de alquiler debe dejar en claro que las partes establecen una serie de compromisos durante un tiempo determinado. El acuerdo es de obligado cumplimiento entre las partes. De ahí que resulte fundamental saber cómo hacer un contrato de alquiler legal para que no sea una fuente de problemas.

Si eres de las personas que ha decidido poner en alquiler su casa, pero no sabe cuáles son los datos adecuados para este documento donde ambas figuras deben firmar: arrendatario y arrendador. En el contrato aparecerá el nombre completo y número de identificación de los dos, estableciendo sus roles en la relación contractual.

Debe establecerse la legitimidad del inmueble por medio de los datos de la partida registral de la propiedad, el cual incluye la ubicación y quién le pertenece. En este punto, la descripción debe ser minuciosa, de manera que quede clara tanto para el inquilino como para el arrendatario. Asimismo, establecer el objeto del contrato, o sea, por qué se realiza y la duración. También puedes incluir aspectos relacionados con la renovación.

Los pasos o consejos para realizar un contrato de alquiler pueden ser muchos porque en el camino se te pueden ocurrir diferentes puntos. Pero aquí los más importantes.

Antes de ponerte a hacer un contrato de alquiler, es necesario buscar información. Conoce las leyes que rigen este tipo de documentos, así como los pormenores a tener en cuenta para una correcta redacción. Si tienes dudas, es preferible buscar asesoría de un profesional antes de incluir alguna cláusula que no tenga legalidad.

Verifica la zona, consulta las ofertas disponibles y ajusta tus expectativas a la realidad. Analiza el barrio donde está la vivienda, las características de la propiedad y tus necesidades te permitirán fijar algunos aspectos básicos que deberás reflejar en tu contrato. El documento no solo debe tener los datos de la casa, también debes incluir en la redacción la cantidad estipulada en concepto de renta y la fianza de que deberá ser depositada en una entidad pública.

Es un punto clave para redactar correctamente un contrato de alquiler es tener claro cuánto tiempo quieres ceder el uso de tu vivienda a cambio de la renta. Aunque es una cuestión que se pacta entre el arrendador y arrendatario. En algunos casos contemplan una prórroga de tres años para personas físicas salvo en el caso de que alguna de las partes indique su intención de no renovarlo. Siempre es posible llegar a un acuerdo entre particulares que deberán quedar reflejados en el contrato de alquiler indicado tanto la fecha como la duración del mismo.

Propietario e inquilino son los que deben figurar en el contrato de alquiler. En ese caso, antes de redactar el documento es importante asegurarse de la solvencia de los futuros inquilinos. Puedes salvar este aspecto solicitando las últimas nóminas, contrato de trabajo o declaraciones trimestrales en el caso de los autónomos. Una vez elegido el candidato ideal, deberás incluir todos sus datos en el contrato de alquiler.

Para que el contrato de alquiler no dé lugar a errores, lo ideal es negociar las condiciones con el inquilino. Aunque como propietario puedes imponer ciertas consideraciones básicas, hay aspectos susceptibles de negociación. Por ejemplo, la aceptación o no de mascotas, la posibilidad de subarrendar habitaciones, etc. Todo esto debe quedar en el documento, así como también aspectos relacionados al pago de la comunidad e impuestos, que ocurren en caso de realizar obras de reforma mientras esté vigente el contrato.

Tener un contrato de alquiler correcto no siempre resulta sencillo, sobre todo, si desconoces aspectos como la normativa vigente o los derechos y obligaciones exigibles a propietarios e inquilinos. Por eso, nunca está de más solicitar la revisión por parte de un experto.

Constructora Galilea ofrece información que puede haber sido obtenida de terceras fuentes por lo que no asumimos responsabilidad por la misma. La información general aquí expuesta no constituye oferta ni pretende promover la contratación o adquisición de producto o servicio alguno de modo que no tiene naturaleza publicitaria ni pretende sustituir la asesoría que cada persona pueda obtener de manera independiente. Constructora Galilea no es responsable del Fondo Mi Vivienda ni de cualquier prestación ofrecida por terceros. Todas las ilustraciones y representaciones son referenciale

Deja un comentario