¿A qué edad y cómo preparar mi economía para comprar mi casa propia?

 

Definitivamente llega un punto en la vida adulta donde pensamos en un auto, una casa, independencia y proyección a largo plazo. Algunos logran independizarse alquilando un inmueble y hay quienes deciden adquirir su casa propia.

Sabemos que tener una casa propia brinda una mayor estabilidad, pero ¿a partir de qué edad debo empezar a ahorrar o preparar mi economía para lograr comprar una casa?

Hoy en Galilea vamos a dar algunas luces de cómo y a qué edad sería ideal ordenar tu economía personal.

 

¿A qué edad debes pensar en una casa propia?

En algunos casos, algunos empiezan su vida laboral cuando cumplen los 18 años, otros esperan a acabar los estudios para iniciar en un trabajo estable.

Los 22 años es una edad clave para pensar en ir ahorrando dinero para tu futuro. Esta edad suele ser la ideal porque, o estás acabando tus estudios o empiezas a estabilizarte en un trabajo.

Esto no quiere decir que no puedas hacerlo antes o algunos años después, el ahorro a cualquier edad es muy importante, pero mientras más pronto, mejor.

 

Tu primer trabajo, el inicio de tu vida financiera

Cuando tienes tu primer trabajo formal, es una gran oportunidad para empezar tu vida financiera ya que, al recibir un sueldo podrás registrar ingresos en el sistema financiero. Una cuenta donde recibirás tu sueldo es el inicio para que empiecen a considerarte como una persona financieramente activa.

Recuerda que esto te ayudará a acceder a un préstamo hipotecario en el futuro y muchos beneficios más como obtener un crédito de MiVivienda, siempre y cuando no caigas en deudas o pidas muchos préstamos.

 

Abre una cuenta de ahorros

Si bien ahora tendrás una cuenta para recibir tu sueldo, es recomendable abrir otra cuenta, pero de ahorros, si es posible en otro banco con el fin de destinar un monto mensual para tu casa propia.

Debes tener en cuenta que, por lo general el ahorro que estás realizando es para la cuota inicial de tu casa propia el cual es, como mínimo, el 7.5% del valor de la vivienda que deseas adquirir.

 

¿Necesitas una tarjeta de crédito?

Si bien una cuenta de ahorros y una cuenta donde recibes tu sueldo es un gran inicio para registrar movimientos en el sistema financiero, muchas puertas se abrirán si obtienes una tarjeta de crédito la cual deberás usarla con mucho cuidado de no generar deudas grandes que no sean fáciles de pagar.

Gracias a este primer “préstamo” que es una tarjeta de crédito puedes empezar a calificar como buen pagador y apto para solicitar préstamos mayores. No le digas que no a una tarjeta de crédito, pero úsala con prudencia.

 

No te endeudes

Ya sea con tus tarjetas de crédito o préstamos en efectivo, evita endeudarte más allá de lo que realmente puedes pagar sin pasar apuros. Recuerda que el día en el que solicites un préstamo hipotecario o un beneficio para tu casa propia, se evaluará cuál es tu capacidad de pago y si tienes un buen historial crediticio.

 

Si estás listo para empezar a ahorrar o ya cuentas con un monto regular en alguna cuenta, empieza a evaluar opciones y consultar los precios de la casa que quieras comprar, de esta forma tendrás una idea de cuánto cuestan, cuánto de cuota inicial necesitas y cuánto necesitas pedir como préstamo hipotecario.

 

Te invitamos a ver nuestros proyectos en diferentes partes del país con cuotas mensuales desde S/619 como es nuestro proyecto de Alto Chimbote II

 

* Constructora Galilea ofrece información que puede haber sido obtenida de terceras fuentes, por lo que no asumimos responsabilidad por la misma. La información general aquí expuesta, no constituye oferta ni pretende promover la contratación o adquisición de producto o servicio alguno, de modo que no tiene naturaleza publicitaria ni pretende sustituir la asesoría que cada persona pueda obtener de manera independiente. Constructora Galilea no es responsable del Fondo Mi Vivienda ni de cualquier prestación ofrecida por terceros. Todas las ilustraciones y representaciones son referenciales.

 

Compartir: